COMERCIO

El comercio, que había tenido tanta actividad durante el imperio Romano, decayó tras la caída del mismo. La inseguridad de los caminos, la desaparición de las monedas, los innumerables impuestos y las dificultad en el transportes, con carreteras inexistentes y animales de tiro demasiado lentos, eran los principales problemas que retrajeron el comercio al ámbito local. Además de eso, la sociedad medieval era cerrada y políticamente fragmentada. Todo esto dio lugar a una autarquía económica donde el comercio se redujo al trueque.

El trueque era la manera en que las antiguas civilizaciones empezaron a comerciar. Se trata de intercambiar mercancías por otras mercancías de igual valor. El principal inconveniente de este tipo de comercio es que las dos partes involucradas en la transacción comercial tenían que coincidir en la necesidad de las mercancías ofertadas por la otra parte.

 

Fíjate como se hace esto en Ídolos de Acero.

 
 
 
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now